Se eleva a 10 el número de muertos por desprendimiento de rocas en un lago brasileño

El número de muertos por un accidente en el que una losa de roca de un acantilado cayó sobre los navegantes de recreo en un lago brasileño aumentó a 10, dijo la policía el domingo. Las autoridades trabajaron para identificar a los muertos y los buzos buscaban en el lago por si había más víctimas.

El jefe de policía Marcos Pimenta dijo que existía la posibilidad de que algunas personas estuvieran desaparecidas tras el accidente del sábado en el estado de Minas Gerais. Al menos 32 personas resultaron heridas, aunque la mayoría fueron dadas de alta de los hospitales el sábado por la noche.

El accidente ocurrió entre las localidades de São José da Barra y Capitolio, de donde habían partido las lanchas. Las imágenes de video mostraron una reunión de pequeñas embarcaciones que se movían lentamente cerca del acantilado de roca escarpada en el lago Furnas cuando apareció una fisura en la roca y una enorme pieza se derrumbó sobre varias de las embarcaciones.

Los cuerpos fueron llevados a la ciudad de Passos, donde los médicos forenses trabajaron para identificarlos. El trabajo fue difícil por el ″impacto de alta energía″ de la roca sobre los lancheros, dijo un oficial de la policía civil regional, Marcos Pimenta. Dijo que una víctima había sido identificada como Júlio Borges Antunes, de 68 años.

El lago Furnas, que fue creado en 1958 para la instalación de una planta hidroeléctrica, es un atractivo turístico popular en el área a unos 420 kilómetros (260 millas) al norte de Sao Paulo.

Las autoridades sugirieron que el desprendimiento del muro podría estar relacionado con las fuertes lluvias recientes que causaron inundaciones en el estado y obligaron a casi 17.000 personas a abandonar sus hogares.

El jefe de la División de Geología Aplicada del Servicio Geológico Brasileño, Tiago Antonelli, dijo que la pared del acantilado está sujeta a siglos de erosión y es susceptible a la lluvia, el calor y el frío.

“Es normal que pase en muchos cañones, incluso con rocas de ese tamaño. Pero hoy en día, con la intensificación del turismo, la gente empieza a acercarse a estos lugares y a registrar estos fenómenos con sus celulares”, dijo Antonelli.

Joana Sánchez, profesora de geología de la Universidad Federal de Goiás, dijo que las autoridades deberían haber estado controlando el sitio para prevenir accidentes, especialmente en la temporada de lluvias. Los botes deberían haberse mantenido al menos a un kilómetro (0,6 millas) de distancia de la cascada donde ocurrió el accidente, dijo.