La ciudad de Nueva York realiza el primer estudio de salud de los residentes nativos americanos

El Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York ha realizado su primer estudio para resaltar las condiciones de más de 100,000 nativos americanos / pueblos indígenas que viven en los cinco condados.

La colaboración del departamento con los grupos que representan a los pueblos aborígenes ayudó a los funcionarios de salud de la ciudad a proporcionar a esta población información crucial durante la pandemia de coronavirus, dijeron funcionarios de la ciudad.

“Por primera vez en la historia registrada del Departamento de Salud, se divulgó información de salud pública sobre COVID-19 en idiomas indígenas de las Américas. Los líderes de la comunidad local brindaron interpretación en 12 idiomas indígenas para las conversaciones de la comunidad virtual sobre las vacunas COVID-19 ”, dijo el análisis.

El informe dijo que «las inequidades sanitarias, económicas y de otro tipo existentes han convergido durante la pandemia de COVID-19 para aumentar el riesgo de exposición, infección y muerte entre los pueblos indígenas».

Muchos de los nativos americanos-residentes indígenas emigraron de México y otros países de América Central y del Sur.

Los datos, aunque limitados para los años 2013-2017, revelan que menos nativos americanos obtuvieron un título de escuela secundaria que el promedio de la ciudad; un porcentaje más alto padecía pobreza y desempleo; usaban una mayor parte de sus ingresos para cubrir el alquiler y menos tenían cobertura de seguro médico.

Las condiciones crónicas como la presión arterial alta y la diabetes también fueron más frecuentes entre los pueblos indígenas que otros grupos raciales / étnicos o el promedio de la ciudad.

En 2013-2017, el 11% de los pueblos indígenas de Nueva York vivían en hogares limitados de habla inglesa. Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York

Un porcentaje más alto de nativos americanos también informó beber mucho alcohol, consumir bebidas azucaradas o tener sobrepeso / obesidad.

“Algunos resultados de salud entre los pueblos indígenas de las Américas en Nueva York son comparables a los observados entre otras comunidades de color en Nueva York que se han visto afectadas negativamente por el racismo estructural e institucional”, dice el informe.

La Junta de Salud de la ciudad declaró recientemente que el racismo estructural, incluso contra los pueblos indígenas, es una crisis de salud pública que debe abordarse.

La población y los grupos nativos americanos e indígenas de la ciudad incluyen a los pueblos nahua, mixteco, garífuna, quichua, k’iche y mam y la Red de Pueblos Transnacionales, que representan a los migrantes de México.

Una familia navajo practica el distanciamiento social y el uso de máscaras durante la pandemia de coronavirus Getty Images

Los funcionarios de salud también consultaron con American Indian Community House, una organización sin fines de lucro que sirve a los nativos urbanos desde 1969 como parte de su investigación.

El análisis dijo que el primer estudio de nativos americanos, a pesar de las limitaciones para apuntar a una población pequeña, diversa y en algunos casos insular, es un buen paso para profundizar en las condiciones de los residentes indígenas y las diferencias entre ellos.

“Estos hallazgos señalan áreas de preocupación y una posible intervención relacionada con la salud de los pueblos indígenas de las Américas que viven en Nueva York”, dice el informe.

Pero los funcionarios dijeron que los métodos actuales utilizados por el Censo y el Departamento de Salud de la ciudad no cuentan a los pueblos indígenas de las Américas.

Entre los adultos de 25 años o más, el 74 por ciento de los pueblos indígenas de la ciudad de Nueva York tenía un diploma de escuela secundaria, GED o educación superior en 2013-2017.

“Los datos disponibles están limitados por varios factores. Las experiencias históricas y actuales de opresión cultural y económica, racismo y prejuicios lingüísticos y antiinmigrantes pueden disuadir a los residentes de participar en las mismas encuestas destinadas a garantizar que estén representados a fin de brindar información importante que ayude a satisfacer sus necesidades ”, dijo el estudio dijo.

“Además”, decía el informe, “los métodos de recopilación de datos están impregnados de colonialismo. El lenguaje utilizado para preguntar sobre la raza (indio americano / nativo de Alaska) no refleja los términos que las personas usan para sí mismos y algunos lo perciben como ofensivo. La terminología actual tampoco capta la amplitud del grupo que se pretende representar; por ejemplo, los mexicanos, centroamericanos y sudamericanos de origen indígena a menudo no están familiarizados con las categorías raciales estadounidenses, por lo que pueden seleccionar la categoría «Otros» en el censo y otras encuestas.

Para abordar el desafío, el Departamento de Salud amplió su respuesta al cuestionario en su Encuesta de Salud Comunitaria de “Indígena Americano / Nativo de Alaska” a “Indio Americano, Nativo, Primeras Naciones, Pueblos Indígenas de las Américas o Nativo de Alaska” y agregó un siguiente: pregunta a los residentes indígenas para identificar la herencia tribal o el grupo de ascendencia.

“Este es un paso pequeño pero importante para comenzar a representar de manera más completa a los nuevos
Yorkers indígenas de las Américas en nuestras encuestas de población ”, dice el informe.

El análisis dijo que el primer estudio de nativos americanos es un buen paso para profundizar más en las condiciones de los residentes indígenas.AP Photo / Elaine Thompson, File

La ciudad también subestima enormemente las muertes de los residentes nativos americanos e indígenas debido a informes inexactos en los certificados de defunción, según el estudio. El departamento está trabajando para mejorar la notificación de muertes de residentes indígenas ampliando las clasificaciones raciales / éticas en los certificados de defunción.

El estudio señaló que puede haber varias explicaciones de por qué más nativos americanos-pueblos indígenas dijeron que carecen de atención médica, incluido el estado migratorio o la incapacidad de encontrar profesionales de la medicina tradicional.

Los resultados encontraron que el 16 por ciento de los nativos americanos-pueblos indígenas dijeron que no recibieron la atención médica necesaria el año anterior, el doble de la tasa del 8 por ciento para los blancos y significativamente más alta que el promedio general del diez por ciento de la ciudad.

«Esperamos que estos datos puedan ser un punto de partida para ayudar a los pueblos indígenas a investigar más a fondo cuestiones de importancia para sus comunidades», dijo el estudio.