El Museo del 11-S entregó bonos a los 12 ejecutivos mejor pagados

Después de cerrar durante seis meses durante la pandemia y despedir o suspender al 60 por ciento de su personal, el 9/11 Memorial and Museum, hambriento de efectivo, otorgó bonos de $ 1,000 a cada uno de sus 12 ejecutivos mejor pagados, The Post se enteró.

La bonificación elevó la compensación total en 2020 para la directora ejecutiva Alice Greenwald, quien recientemente anunció que dejará el cargo, a $564,500, según la última presentación del IRS de la organización.

Construido para recordar los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y para honrar a las 2958 personas asesinadas, el monumento y el museo sufrieron un gran golpe financiero durante la pandemia y aún luchan por recuperarse.

Los bonos fueron financiados por un donante anónimo y restringidos a ese propósito, dijo la vocera Lee Cochran.

“La donación tenía como objetivo reconocer la dedicación excepcional de un personal muy trabajador” que dirigió la organización después de que el COVID-19 obligó a cerrar en marzo de 2020 y produjo programas de educación virtual durante el cierre, dijo Cochran.

El Museo y Memorial del 11 de septiembre ha tenido problemas para cubrir los gastos operativos después de perder millones en ventas en 2020.Helayne Seidman

Además de Greenwald, 11 de los mejores empleados, cada uno de los cuales recaudó entre $187 000 y $347 000 en 2020, también recibieron la bonificación de $1000. Otros 155 empleados restantes recibieron bonificaciones no especificadas «basadas en la duración del empleo». Cochran dijo. Ella no reveló las cantidades o el total gastado en bonos. “Todos tienen algo”.

Los salarios enfurecen a un grupo de defensa, 9/11 Parents & Families of Firefighters and World Trade Center Victims, que quiere que el Servicio de Parques Nacionales administre el sitio.

“Esta es una fuente de ingresos para los ejecutivos que dirigen el museo. Sus salarios son exorbitantes”, dijo el subjefe retirado del FDNY, Jim Riches, presidente del grupo, cuyo hijo, el bombero Jimmy Riches, murió el 11 de septiembre.

La directora ejecutiva del Museo y Memorial del 11 de septiembre, Alice Greenwald, había sido criticada anteriormente por intentar cancelar eventos en persona durante el 19.° aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre en 2020. Getty Images

“Fue construido para honrar a las víctimas y contar la historia del 11 de septiembre. Están haciendo dinero con la sangre de mi hijo. Es una desgracia.»

Durante el cierre del museo, la venta de entradas y visitas se desplomó de $74,7 millones en 2019 a $11,2 millones en 2020. Después de la reapertura, aumentó a $18,9 millones en 2021, dijo Cochran. Esa pérdida de esos ingresos, que cubrieron el 91 por ciento de los gastos operativos, fue devastadora.

Ahora el monumento y el museo, que terminaron 2020 en números rojos, piden fondos de los contribuyentes. Ha estado cabildeando por un proyecto de ley patrocinado por el representante del norte del estado John Katko para exigir que el Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. otorgue una subvención única de $ 5 millones a $ 10 millones para operaciones, mantenimiento y seguridad.

Los bonos para los ejecutivos del 9/11 Memorial and Museum fueron financiados por un donante anónimo, según un portavoz. Helayne Seidman

El monumento, que está patrullado tanto por la Policía de Nueva York como por la Policía de la Autoridad Portuaria, también gasta alrededor de $700,000 al mes en seguridad privada, dijo Cochran.

La miembro de la junta Debra Burlingame, cuyo hermano Charles Burlingame era piloto del Vuelo 77 de American Airlines secuestrado que se estrelló contra el Pentágono, testificó ante un subcomité del Congreso el mes pasado que la seguridad adicional es crucial para frustrar los ataques terroristas.

“Nuestro sitio es un lugar de gran interés para las personas que nos harían daño”, dijo, recordando el ataque terrorista de Halloween de 2017 de un hombre que mató a ocho personas cuando conducía una camioneta por un carril bici a lo largo del río Hudson cerca de Ground. Cero.

La directora ejecutiva del Museo y Memorial del 11 de septiembre, Alice Greenwald, conmemora el 25.º aniversario del atentado con bombas en el World Trade Center de 1993 en el estanque de reflexión del norte el 26 de febrero de 2018.REUTERS

El grupo familiar de Riches del 11 de septiembre está instando al Congreso a rechazar la oferta.

“¿El monumento y el museo realmente necesitan $10 millones para financiar a los guardias de seguridad privados, o necesita el dinero para compensar sus salarios y gastos fuera de control?” dijo el grupo en un comunicado de prensa. “Una vez más, el Museo Conmemorativo del 11 de septiembre está pidiendo a los contribuyentes federales que apoyen su presupuesto inflado e insostenible”.

Los gastos del monumento y del museo para 2020 ascendieron a $ 84,8 millones, con $ 22,1 millones destinados a salarios y beneficios de los empleados.

Greenwald dijo que dejará su cargo de directora ejecutiva. AP Photo/Richard Drew

Terminó el año con un déficit de $47 millones, pero $29,2 millones de ese monto correspondieron a la depreciación del edificio y el equipo, dijeron las autoridades. La pérdida de efectivo fue de $ 17,9 millones.

La tinta roja hubiera sido peor, pero 139 personas, en su mayoría miembros de la junta, aportaron donaciones de $ 5,000 y más. La “campaña de recaudación de fondos de emergencia” de la junta ha recaudado alrededor de $45 millones hasta la fecha, dijo Burlingame.

Un donante misterioso que aportó $10 millones no es el exalcalde Mike Bloomberg, dijo Cochran. Bloomberg, presidente de la junta, prestó previamente a la organización $15 millones, que no ha sido reembolsado.

El Museo y Memorial del 11-S actualmente gasta $700,000 al mes en gastos de seguridad privada cada mes. AP Photo/Hiro Komae, File

En abril de 2020, el monumento y el museo también recibieron un préstamo de $4,6 millones del Programa Federal de Protección de Cheques de Pago. Los fondos duraron hasta junio, dijo Cochran. Los despidos y licencias se ejecutaron el 1 de julio. El préstamo fue perdonado el año pasado.

Actualmente, 188 están en el personal, frente a los 340 antes de la pandemia.